lavanda

Esta crema calmante de lavanda fue la solución al problema que tuve con mi hija a la hora de ir a dormir: cada noche era una tragedia, con llantos a no parar por su parte y desesperación por la mía. Yo no veía el momento de que se durmiera para poder tener un momento de… ¿relax? Pues no. Como muchas madres de este mundo, el momento lo necesitaba para hacer un montón de otras cosas: limpiar, recoger la ropa y la casa, etc. Pero no, cada día era la misma historia y cuando ella decidía dormirse, yo ya estaba tan agotada que no tenía fuerzas para hacer nada.

Fue un periodo muy duro, hasta que entré en este mundo del homemade y conocí las propiedades del aceite esencial de lavanda: antisépticas, astringentes, antivirales y antibacteriales, y la que a mí más me ayudó, la de crear sensación de bienestar y relajación.

Una sencilla crema hecha con solo 2 ingredientes (manteca de karité y aceite esencial de lavanda). Una maravilla que quiero compartir contigo. La llevo siempre en el bolso, ya que se convierte en un valioso aliado cuando a los peques les dan las temidas rabietas. Es suficiente frotar sobre el rostro un poquito de esta crema calmante de lavanda, y su perfume los tranquiliza.

Además de esta utilidad, un día descubrí por casualidad otra más. Mi hija se cayó mientras jugaba sobre una silla, haciéndose daño en la frente. Le pasé esta crema calmante, que era lo único que tenía a mano, y el chichón que se había empezado a formar disminuyó de manera inmediata.

Para realizar esta crema calmante de lavanda, necesitarás…

Ingredientes y utensilios

  • recipiente pequeño resistente al calor
  • un palillo
  • pequeño botecito con tapa
  • una cucharilla de manteca de karité pura
  • 2/3 gotas de aceite esencial de lavanda

Te podría interesar…

Aceite esencial de lavanda / Olio essenziale di lavanda



Manteca de karité / Burro di karitè



Si en esta lista no has encontrado lo que necesitas, visita esta página. Aquí encontrarás otros muchos productos que podrían interesarte.
Si decides comprar en Amazon alguno de estos productos, te agradecería si lo hicieras a través de los enlaces anteriores. Con tu compra, yo recibo a cambio una pequeñísima comisión que me ayuda a llevar adelante mi blog. ¡Muchas gracias!

Procedimiento

  1. Derritir la manteca de karité dentro de un recipiente resistente al calor. Se puede hacer tanto al baño maría, como en el microondas que lo derritirá en pocos segundos. Incluso también se puede hacer con el secador del pelo. Para ello ponemos el recipiente sobre un plato y calentamos desde abajo, como se ve en esta foto:20161121_173133_pequena
  2. Añadir 2/3 gotas de aceite esencial lavanda;
  3. Mezclar bien los dos ingredientes con ayuda de un palillo;
  4. Meter la crema calmante de lavanda en un recipiente tapado e introducir éste dentro de la nevera hasta que se solidifique.

20161121_175154_pequena

 

 

Si te ha gustado mi artículo, ¡compártelo con tus amigos! ¡Gracias! // Se ti è piaciuto il mio post, condividilo con i tuoi amici! Grazie!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario