gránulos kefir leche

Descripción

El kéfir de leche es una bebida que se obtiene con la fermentación de la leche mediante los gránulos del kéfir o kefiran. Los gránulos son un polisacárido de color blanco (su forma recuerda a una coliflor), que contiene bacterias probióticas, levaduras, lípidos y proteínas. Éstos provocan primero una fermentación láctica (lo que hace que lo puedan tomar incluso las personas con intolerancia o alergia a la lactosa) y después, una fermentación alcohólica. Ésta última no debe preocupar si se tiene en cuenta lo siguiente:

  • si la fermentación de los gránulos no dura más de 36 horas, y
  • la mezcla se realiza en un recipiente de boca ancha, que facilite la evaporación del alcohol producido por la fermentación

Respetando estas dos condiciones, la concentración de alcohol en el kéfir de leche rondará entre un 0,06% y un 0,5%. Por ello, se trata de una bebida que pueden tomar incluso los niños pequeños.

El mejor kéfir de leche se produce utilizando leche fresca, aunque también es posible hacerlo con leche entera, desnatada o semidesnatada, pasteurizadas.

No fiarse nunca del aspecto de los gránulos

Corría el año 2003, cuando una compañera de la oficina me regaló unos cuantos gránulos de kéfir y tengo que confesar que la impresión no fue muy buena. Cometí el error de hacerme influir por su aspecto poco agraciado y de no informarme bien de lo que eran en realidad.

Los gránulos son una masa blanca que, tal y como he dicho antes, está formada por bacterias y levaduras, entre otros.

gránulos kefir leche

Ya solo saber eso, me hizo mucha impresión y, aunque llegué a producir el kéfir de leche, nunca conseguí beberlo. Me daban escalofríos solo con pensar que la leche había estado en contacto con esos… “bichos”. Eso era exactamente lo que me decía entonces mi cabeza: ¡no son más que bichos! que provocan la fermentación de la leche, transformándola en una especie de yogurt líquido. La cosa me dio bastante asco y a los pocos días tiré los gránulos a la basura. No estaba dispuesta a desperdiciar más leche si después no tenía el “coraje” de beber el kéfir.

A principios del año 2016, cuando mi aventura del homemade ya había iniciado, me topé con algunos blogs que hablaban del kéfir. La curiosidad me llevó a leer bien de qué se trataba, que no eran absolutamente los “bichos” que yo pensé años atrás, de cuan beneficiosos son para nuestro organismo. Me dí cuenta entonces de lo estúpida que fui al deshacerme de ellos.

Ahora no me quedaba más que volver a buscarlos. No trabajaba ya con la compañera que tiempo atrás me los regaló. Así que hice correr la voz y al cabo de unos meses conseguí dar con ellos.

Cómo consumir esta bebida probiótica

No fue sencillo que su sabor me agradara, y aunque se parece algo al del yogurt, no es exactamente igual. Tiene un punto de acidez diferente y un “retrogusto” al que hay que acostumbrarse. Ahora que llevo meses haciéndolo, no pasa un día sin que me tome un buen vaso de kéfir de leche, endulzado con una cucharilla de azúcar de caña sin refinar (azúcar moreno). En este sentido, hay quien lo endulza con azúcar blanco, canela o incluso con miel, aunque este último no es muy recomendable. La capacidad antimicrobiana y antiséptica de la miel deterioran el kéfir de leche, reduciendo sus propiedades beneficiosas.

Beneficios del kéfir de leche

El kéfir de leche es una bebida que proviene del Cáucaso, donde sus habitantes la consumen desde hace miles de años, cuentan con una salud envidiable (viven por más de 100 años) y no conocen enfermedades como el cáncer y la tuberculosis, entre otras. Teniendo en cuenta todo ello, se podría confirmar que este probiótico tiene verdaderas propiedades curativas y preventivas.

Además, hay varios estudios científicos que lo han confirmado. A continuación te resumo algunos de ellos:

  • Combate los problemas de cándida
  • Mantiene la flora intestinal, por lo que resulta muy adecuado cuando se sufre de gastroenteritis, diarrea (la fermentación deberá ser de 30-36 horas)  o inflamación gastrointestinal
  • Estimula el sistema inmunológico
  • Combate el estreñimiento (la fermentación deberá ser de 12 horas)

Cómo conseguir los gránulos de kéfir de leche

Quien posee los gránulos, bien sabe que llega un momento en el que no se sabe qué hacer con ellos. Y es que con la producción del kéfir de leche, éstos se multiplican. Si por el ejemplo, al principio se poseen 100 gramos, es muy fácil que a los pocos días de utilizarlos, éstos se hayan convertido en 120 o más gramos.

Si no conoces a nadie que posea gránulos de kéfir de leche, puedes hacer como yo. Hablar con tus amigas/os y decirles que los estás buscando. Muy probablemente alguna/o de ellas/os conozca a alguien que los tenga y te los pueda regalar.

Otra opción es darse un vuelta por Internet. Hay muchas personas que los regalan, enviándolos incluso por correo.

Para realizar el kéfir de leche, necesitarás…

Ingredientes y utensilios

  • recipiente de boca ancha, que sea dpreparando kéfir de lechee vidrio o plástico, de al menos 1 litro
  • botella de vidrio o plástico de al menos 1 litro
  • colador de plástico
  • embudo de plástico
  • trozo de tela limpio
  • cordel o goma elástica
  • cuchara de plástico o metal (que no sea aluminio)
  • 1 litro de leche
  • 100-150 gr de gránulos de kéfir de leche

Procedimiento

  1. En el recipiente de boca ancha, introducir los gránulos de kéfir bien escurridos (utilizar un colador de plástico, nunca metálico);
  2. Añadir entonces la leche;preparando kéfir de leche
  3. Cubrir el recipiente con una tela limpia, que se sujetará con un trozo de cordel o con una goma elástica (la clásica goma de pollo va estupendamente);fermentación kéfir de leche
  4. Poner el recipiente en un lugar donde no le llegue la luz del sol (a temperatura ambiente). Lo ideal sería que el lugar estuviera entre los 15 y los 30 ºC;
  5. Dejar fermentar entre las 12 y las 36 horas. El tiempo de fermentación dará lugar a un kéfir de características diferentes:
    1. Cuantas más horas transcurran, además de obtener una bebida más densa, se obtendrá un kéfir de leche más ácido y con propiedades más astringentes. Así que este tipo de bebida irá muy bien en caso de diarrea.
    2. Si se desea un kéfir que ayude a combatir el estreñimiento, serán suficientes 12 horas de fermentación. El kéfir resultante será algo menos denso y menos ácido.

Embotellar el kéfir de leche

  1. Transcurrido el tiempo de fermentación, se observará cómo se habrá formado un líquido transparente y amarillento. Es el suero que se produce como resultado de la fermentación y no va deshechado. Para producir nuestra bebida probiótica, se consume junto con la leche fermentada, ya que este suero contiene la mayor parte de los beneficios que nos aporta el kéfir. Más adelante publicaré otros artículos en los que hablaré de cómo, y para qué sirve separar el suero de leche. En este caso, como he dicho antes, no lo separaremos.
  2. Entonces, colocar el embudo en la boca de la botella y sobre él, el colador;
  3. Colar el kéfir de leche y conservar la botella bien cerrada, dentro de la nevera. Podrá estar hasta 14 días, aunque seguramente lo acabarás mucho antes;botella kéfir de leche
  4. Los gránulos que habrán quedado en el colador, se volverán a utilizar para realizar de nuevo el kéfir de leche;
  5. Si no se necesita producir continuamente kéfir, es suficiente poner los gránulos en un pequeño recipiente (de vidrio o plástico). Se rellena de leche hasta que se queden cubiertos, lo que hará que tengan alimento suficiente durante unos días. Por último, se tapa con un trozo de tela, que se sujetará con la goma, cómo he indicado antes. El recipiente se puede tener así a temperatura ambiente (o en la nevera si hace mucho calor), hasta la próxima producción. Hay quien opina que conservándolo en la nevera, algunas de la cepas bactéricas de los gránulos mueren, y por lo tanto, el kéfir resultante no tendrá todas las propiedades que debería tener.

La importancia de no utilizar utensilios metálicos en su preparación

El hecho de no utilizar objetos metálicos se debe a que la acidez de los gránulos de kéfir, al contacto con algunos tipos de metal, provocan una reacción parecida a la electrólisis. Esta reacción eléctrica modifica a la larga su composición biológica, perdiendo por lo tanto todas sus propiedades. Además, la acidez provoca la corrosión del metal, absorbiendo los gránulos pequeñas cantidades de éste que pasan a nuestro organismo cuando ingerimos el kéfir de leche producido.

Si te ha gustado mi artículo, ¡compártelo con tus amigos! ¡Gracias! // Se ti è piaciuto il mio post, condividilo con i tuoi amici! Grazie!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario